QUÉ HACER SI TU PAREJA NO QUIERE ASISTIR A TERAPIA DE PAREJA

0
145
pareja rechaza terapia

pareja rechaza terapia – Si tu pareja no va a terapia matrimonial, hay algunas cosas que puedes hacer. Ya sea que los convenzas de los aspectos positivos de la consejería o encuentres otra opción, puedes encontrar la felicidad.

A medida que comienzas a experimentar factores estresantes en tu relación, puede pasar factura y contribuir a una ruptura. Estos factores estresantes pueden incluir problemas financieros, trabajo, hijos, infidelidad y otros cambios en la vida.

Si esto sucede, la terapia de pareja podría ser una opción beneficiosa, pero es posible que tu pareja no esté de acuerdo.

Es posible que tu pareja se niegue a ir a la consejería de parejas porque cree que puede resolver los problemas sin ayuda profesional.

O bien, es posible que también hayan tenido una mala experiencia con el asesoramiento en el pasado y crean que podría arruinar la relación. En otros casos, es posible que tu pareja no quiera reconocer que algo debe cambiar.

Cuando te casas o inicias una relación seria, es probable que no planees asistir a terapia de pareja en el futuro. Pero el asesoramiento puede ayudarte a mejorar tu relación. Puede ayudarlos a ver la perspectiva de los demás o desarrollar hábitos positivos para satisfacer las necesidades del otro.

1.   Habla sobre la terapia de una manera positiva y colaborativa

La terapia de pareja puede mejorar la satisfacción de la relación. Puede ayudar a cada uno de ustedes a comprender cómo su respuesta afecta al otro. Sin comprensión, pueden experimentar comportamientos y reacciones problemáticas. Esta terapia puede ayudarte a identificar ciclos destructivos y superarlos.

Cuando hables con tu pareja, resaltar estos aspectos positivos puede ayudar. Puedes concentrarte en la colaboración para comprender las perspectivas de los demás para asegurarse de que no sea unilateral.

Es más probable que tu pareja acepte asistir a la consejería si sabe que tú también quieres aprender a ser mejor.

2.   Prueba libros de autoayuda

Puedes probar libros de autoayuda si tu pareja no quiere ir a terapia. La lectura puede ayudarte a superar problemas y comprender por qué suceden las cosas. También puede proporcionar beneficios emocionales y fomenta la mejora y el crecimiento personal.

3.   Prueba un taller en parejas

Si tu pareja no quiere ir a una sesión de terapia, puedes considerar probar un taller para parejas.

Puede ayudarlos a aprender formas para entenderse y por qué suceden las cosas. Un taller de parejas puede ayudarte a fortalecer tu relación.

4.   Prueba diferentes ejercicios

Si tu pareja no quiere ir a terapia matrimonial, puedes intentar diferentes ejercicios en su lugar. Un enfoque alternativo a la terapia puede ayudar a mejorar tu matrimonio y fortalecer su vínculo. Considera pasar una cantidad determinada de tiempo hablando sobre su relación y sus sentimientos todos los días.

También pueden tener citas regulares para pasar tiempo de calidad juntos mientras trabajan en su matrimonio. Otra idea es hacer tiempo para hacer cosas buenas el uno por el otro cada día.

Tomarse el tiempo para concentrarse en su relación puede mejorar la situación y ayudarlos a entenderse mutuamente.

5.   Ir solo a terapia

No tienes que renunciar a ver a un terapeuta si tu pareja no quiere ir. Ir solo a terapia puede mejorar tu relación al ayudarte con tu parte.

Centrarte en ti mismo puede animar tu relación en una dirección positiva. Además, ir solo a terapia puede ayudarte a sobrellevar el estrés de la relación.

¿Puede un matrimonio sobrevivir sin consejería?

Tu relación puede sobrevivir sin terapia si cada uno de ustedes está dispuesto a hacer el esfuerzo.

Probar otro ejercicio en lugar de asesoramiento puede mejorar tu relación y ayudarte a superar los problemas.

Depende de ti decidir si estás de acuerdo con probar algo que no sea terapia.

La conclusión es que no puedes obligar a tu pareja a asistir a terapia de pareja. Es posible que puedas hacerlos cambiar de opinión, pero es posible que debas encontrar otra solución en su lugar.

Tu relación no tiene que terminar si tu pareja no quiere ir a terapia. Puedes probar otras estrategias, pero depende de ti cómo quieres progresar. Puedes trabajar para fortalecer tu relación o dejarla ir si crees que es lo mejor para ti.

Si bien no puedes obligar a tu pareja a recibir terapia, puedes ir tu y ver qué puedes hacer para mejorar la situación. Cuando tu pareja te vea trabajando en los problemas, podría alentarlo a hacer lo mismo.

  • pareja rechaza terapia
  • pareja rechaza terapia

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here