Mismos argumentos, aquí se explica cómo romper el ciclo

0
89
Romper ciclo argumentos

Romper ciclo argumentos –

Pregunta: Mi novio y yo rara vez peleamos y, cuando lo hacemos, parece que siempre volvemos al mismo tema. Soy una persona más sociable que él. Me gusta ir juntos a fiestas ocasionales y, a veces, recibir a amigos en nuestra casa. Nunca quiere ir a fiestas y no le gusta ser anfitrión. Hemos hablado de ello, pero sigue surgiendo y siendo un problema, especialmente cuando le pido que vaya a fiestas conmigo y se niega. ¿Cómo evito que este argumento resurja?

R: Esta es una gran pregunta. Estás describiendo la frustración y el desafío de lidiar con un problema en una relación en la que las dos personas tienen perspectivas y preferencias muy diferentes sobre algo que es importante para uno o ambos. Quizás estés pensando algo como: “¿En serio? ¿Cuál es el problema con invitar amigos o ir a una fiesta?

Como no pelean mucho, el rechazo constante de tu pareja por la socialización podría hacer que te sientas confundida y frustrada. Te preguntarás ¿cómo es posible que algo tan básico y razonable siga apareciendo como un problema?

No estás sola. Gracias a la investigacion hemos aprendido que esto es sorprendentemente común. De hecho, probablemente no haya pareja en el planeta que no tenga alguna versión de esta pregunta con la que lidiar en algún momento de su relación.

Resulta que de todos los problemas que las parejas identifican en su relación, aproximadamente siete de cada 10 de esos problemas encajarán en la categoría que llamamos problemas perpetuos. Cada pareja tiene diferencias en cómo piensan y sienten, qué prefieren y en la infinidad de maneras en que pueden venir desde otra perspectiva. Nuestras historias, psicología, experiencias y creencias contribuyen a estas diferencias.

Al elegir una pareja a largo plazo, inevitablemente elegirás un conjunto particular de problemas irresolubles.

El 30 por ciento restante de los problemas que tienen las parejas entran en la categoría de problemas solucionables. Esto significa que la pareja sólo necesita lidiar con eso una vez y luego ya está.

Pareja 1: “¿A dónde quieres ir a cenar esta noche?”

Pareja 2: “Algo italiano”.

Pareja 1: “Está bien”.

Sencillo ¿verdad? No, en realidad no, porque lo que es solucionable para una pareja puede ser un problema perpetuo para otra pareja. Si bien todas las parejas tienen problemas perpetuos, las parejas se diferencian en cuáles son esos problemas perpetuos.

Pareja 1: “¿A dónde quieres ir a cenar esta noche?”

Pareja 2: “Algo italiano”.

Pareja 1: “¿Otra vez? ¿Por qué nunca me preguntas qué preferiría primero? Sabes que no me gusta la comida italiana. ¡Siempre haces esto, sólo piensas en ti mismo!

Profundicemos un poco más en los problemas perpetuos. Podemos obtener una medida del grado de estancamiento en la relación cuando las diferencias en un área específica crean una angustia continua en la relación. Esto va mucho más allá de una irritación menor.

Identificamos ese tipo de problema como un “problema perpetuo estancado”. Parece imposible hablar de cuestiones perpetuamente estancadas y siempre terminan en un callejón sin salida inamovible.

Con nuestra pareja estancada que discutía sobre dónde ir a cenar, si examinamos más detenidamente sin duda descubriríamos problemas más profundos que representaba la cuestión de la cena.

La pareja uno está pensando: “Por favor, pregúntame qué prefiero. En mi familia nadie nunca me preguntó qué quería. Sólo una vez quiero sentirme atendido”.

La pareja dos está pensando: “Aquí vamos de nuevo. Las cosas nunca son lo que parecen. Me hacen una pregunta y es mi culpa cuando respondo. Las cosas se desmoronan como siempre sucedió en mi loca familia de alcohólicos. Comienza de una manera y termina exactamente al revés”.

La investigación sobre las relaciones estables señala la importancia de llegar a los problemas que subyacen a los problemas perpetuos y estancados antes de intentar resolverlos. La forma en que se definen los problemas sienta las bases para abordar la cuestión.

Paso uno

Define si el problema es un problema solucionable, un problema perpetuo o un problema perpetuo estancado.

Segundo paso

Si el problema es perpetuo, defínelo como “Diferencias que tenemos en… preferencias, pensamientos, creencias o sentimientos”.

Paso tres

Encuentra una solución temporal para gestionar esta diferencia actual una vez más. Si el problema es un estancamiento perpetuo, ve al Paso Cuatro.

Paso cuatro

Deja de resolver problemas y  cualquier intento de convencer a tu pareja de tu lado. Háganse preguntas unos a otros que lleguen a lo que significa este tema. ¿Cuáles son las necesidades subyacentes aquí? Explora por qué este tema es importante. Si se toman el tiempo suficiente para escucharse mutuamente, pueden intentar volver al paso tres para llegar a un acuerdo temporal. Recuerda, es probable que esta cuestión específica resurja una y otra vez, porque las preferencias son bastante constantes y no son ni buenas ni malas, sólo diferentes.

Este tipo de ejercicio de comunicación funciona mejor si se turnan para hablar y escuchar. Cada participante permanece en el papel de oyente hasta que el orador se siente comprendido. Intenta obtener una historia lo más completa posible antes de cambiar para expresar tu versión.

Un pensamiento: Es muy probable que la pregunta hubiera sido: “Mi novia y yo rara vez peleamos, y cuando lo hacemos, parece que siempre volvemos al mismo tema. Ella es una persona más sociable que yo. Prefiero más tiempo para que estemos juntos. Hemos hablado de ello, pero sigue surgiendo y siendo un problema, especialmente cuando ella quiere, una vez más, salir o invitar gente. Realmente no disfruto mucho de las fiestas. ¿Cómo evito que este argumento resurja?”

Siempre hay dos lados en todo conflicto y ambos son válidos. ¿Significa esto que hay que aceptar estas diferencias y no esperar ningún cambio? No exactamente. En los estudios sobre relaciones felices y duraderas, las parejas llegan a aceptar sus diferencias y reaccionan con menos fuerza con el tiempo. Sin embargo, esta aceptación sólo se produce después de que la pareja comunica comprensión y respeto por las necesidades fundamentales de cada uno.

Con esa comprensión más profunda, es de esperar que en ocasiones sea mucho más fácil para ambos adaptarse mutuamente. “Sé que esto es importante para ti y, como te amo, estoy dispuesto a aceptarlo”. El compromiso es temporal porque se hace caso por caso, cuando es realmente importante para uno de ustedes. Comprender que es normal en las relaciones sanas tener que volver a abordar el tema de vez en cuando ayuda.

Es probable que tu novio nunca sea la persona sociable que idealmente esperarías y viceversa. Sin embargo, eso no quiere decir que no pueda hacer ajustes y, en ocasiones específicas que sean importantes para ti, participar en actividades sociales y hacerlo con gusto. La mentalidad es: “Dado que esto es importante para ti y tú eres importante para mí, puedo hacerlo”.

Del mismo modo, habrá ocasiones para honrar las necesidades fundamentales de tu novio en esta área cuando sea importante. “Puedo ver por qué no quiere tener amigos este fin de semana; te has sentido estresado y abrumado por el trabajo. Tal vez podamos pasar un rato tranquilo juntos y pueda programar otra cita con nuestros amigos”. Un buen consejo es preguntarse unos a otros: “En una escala del 1 al 10, ¿qué importancia tiene esto para ustedes?” Esto ayuda a las parejas a determinar en cada ocasión lo que está en juego para la otra persona.

No se trata de ganar o perder, se trata de amar.

  • Romper ciclo argumentos
  • Romper ciclo argumentos
  • Romper ciclo argumentos

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here