¿Crees que tienes Daddy-Issues? Aquí hay 8 señales reveladoras

0
186
Una joven segura de sí misma, con cabello oscuro y vestido con un suéter amarillo brillante, está sentada en un ambiente de oficina moderno y sonríe cálidamente.

Si bien el término informal “daddy issues” se utiliza mucho (generalmente de manera despectiva hacia las mujeres, como si fueran ellas las que hubieran hecho algo mal), otro término sería problemas de apego o heridas de apego. Y no son sólo las mujeres cuyas relaciones adultas se ven afectadas por padres ausentes, no disponibles o abusivos.

¿Por qué una relación poco saludable o inexistente con tu padre mientras crecías está afectando tus relaciones? Bueno, la relación padre-hija es profunda y significativa que informa nuestras creencias sobre los hombres, el amor y las relaciones románticas. Y es un mito que sólo las personas con padres abiertamente abusivos tienen “daddy issues”. A menudo, los conflictos sutiles, la negligencia, la desaprobación o el desdén de los padres causan el mismo daño.

Relaciones padre-hija: lo que debes saber

  1. Los padres son los espejos de sus hijos.

Los padres son los espejos psicológicos que reflejan quiénes somos, cómo nos definimos y cómo encajamos en el mundo. Un bebé nace sin sentido de sí mismo y los padres ayudan a crear las primeras imágenes de quiénes son y cuál es su valor en el mundo. A medida que los niños crecen y su mundo se hace más grande, descubren más espejos (amigos, parientes, maestros, entrenadores, trabajadores de cuidado infantil), personas con las que se encuentran todos los días. Para bien o para mal, nuestros cuidadores principales (normalmente nuestros padres) crean la base de nuestro sentido de identidad a través de todas nuestras interacciones. Las palabras y acciones de nuestro padre son particularmente poderosas a este respecto.

  1. Los niños son egocéntricos.

La forma en que nos educan nos ayuda a formar creencias fundamentales sobre nosotros mismos. Los niños son egocéntricos, lo que significa que piensan que todo lo que sucede tiene que ver con ellos. Esta es una parte normal del desarrollo infantil, no el narcisismo. El niño cuyo padre les grita no piensa para sí mismo: “Vaya, debe tener algunos problemas graves de salud mental. Sus padres deben haberle gritado y él nunca superó su ira. ¡Este tipo necesita terapia!” En cambio, piensan que no deben ser adorables y que algo anda mal con ellos. Estos mensajes internalizados se manifiestan en nuestras relaciones y pueden causar daño cuando elegimos parejas dañinas o poco saludables o cuando saboteamos las buenas relaciones.

  1. Los niños protegen naturalmente a sus padres.

Como los niños dependen de sus padres, ningún niño quiere aceptar que sus padres sean imperfectos, inadecuados o patológicos. Deben idealizar a sus padres para mantenerse a salvo, incluso si (y muchos dirían especialmente si) están siendo abusados. Es más fácil considerarse “malos”, dado que la mayoría de los padres abusivos transmiten ese mensaje (“Si no fueras tan malo, no tendría que pegarte. ¡La próxima vez compórtate!”). La gran paradoja en las relaciones entre padres e hijos es que las creencias de los niños sobre sus padres provienen de los padres. Normalmente, un niño se convierte en el “malo” para mantener una relación con sus padres y recibir cuidado y protección de ellos, por muy defectuosa que sea.

  1. Formamos un vínculo de fantasía.

Todos formamos lo que los terapeutas llaman el “vínculo de fantasía”. Esta es la ilusión de conexión con nuestro cuidador cuando no se satisfacen nuestras necesidades emocionales. Esto ocurre en todas las relaciones entre padres e hijos, pero es más extremo cuando hay abuso. Paradójicamente, cuanto más se han descuidado las necesidades emocionales de una persona, más fuerte es el vínculo, debido a la mayor necesidad de idealizar a la familia.

  1. Siempre estamos tratando de sanar.

La mente inconsciente no conoce la diferencia entre el pasado, el presente y el futuro. Siempre está tratando de sanar viejas heridas en el tiempo actual. La parte primitiva de nuestro cerebro busca recrear las condiciones de nuestra infancia para que podamos corregirlas. Como resultado, sin ser conscientes de ello, elegimos parejas románticas con las mismas cualidades negativas que nuestros padres, que seguramente reabrirán nuestras heridas más sensibles. Esta persona puede despertar una profunda sensación de reconocimiento dentro de nosotros y es alguien que hace que nuestro inconsciente crea que esta persona puede compensar traumas pasados, pero, como era de esperar, esto a menudo resulta contraproducente y nos deja más heridos.

  1. Aprendemos sobre el mundo a partir de esta relación.

Se ha dicho que la vida familiar es nuestra primera escuela de aprendizaje emocional. Las interacciones, experiencias y mensajes que absorbemos a lo largo de la infancia nos enseñan las lecciones más fundamentales sobre nosotros mismos. También tienen un efecto profundo en nuestras interacciones, relaciones, emociones, comunicación, amor y matrimonio. Aquí es donde aprendemos si está bien o no expresar nuestros sentimientos; de qué temas es aceptable hablar; si es seguro o no ser vulnerable; cómo comunicarnos con nuestros seres queridos; si el mundo es un lugar seguro; si las personas son dignas de confianza; y, por supuesto, si somos dignos de amor. Si tenemos un padre que nos hace sentir inseguros, nos envía un mensaje de que nuestros sentimientos no están bien o nos enseña mensajes negativos sobre el amor y las relaciones, tendemos a llevarlo con nosotros a nuestras relaciones románticas adultas.

8 señales de que tienes ‘daddy issues’

 

  1. Tienes apegos ansiosos.

Una vez que superas la etapa inicial de luna de miel de la relación, sientes una enorme ansiedad por el hecho de que tu pareja te deje, te engañe, te abandone o te lastime. Empiezas a anticipar lo peor, no lo mejor, de la persona en la relación. Esto puede manifestarse como ansiedad, ira, miedo y frustración por tu parte. Tienes miedo de estar sola. Esto te deja más vulnerable a una relación en la que no te tratan bien porque tienes mucho miedo de estar sola.

  1. 2. Tienes miedo de ser vulnerable.

Las relaciones profundamente conectadas requieren vulnerabilidad. Si tu padre te ha lastimado, descuidado o abandonado, tu instinto será protegerte de ser lastimada por las personas que amas. Por lo tanto, es probable que estes a la defensiva, desconfíes y te cierres. Si bien es importante evaluar a las parejas a lo largo del tiempo para determinar si son dignas de confianza, una vez que la pareja ha pasado la prueba del tiempo, la vulnerabilidad es una parte importante de la relación.

  1. Usas el sexo para sentirte amada.

Necesitas tener relaciones sexuales, y muchas, para validar tu deseabilidad. Para ti el sexo no se trata sólo de sexo. Controla tu ansiedad y te ayuda a sentirte más segura con tu pareja. Utilizas el sexo para sentirte amada y adorada. Tu autoestima depende de que tu pareja te desee sexualmente. Por otro lado, es posible que te cierres sexualmente por completo. Ser tan abierto y vulnerable puede dar demasiado miedo y, por lo tanto, inconscientemente apagas tu libido. No querrás tener que depender de otra persona para satisfacer tus necesidades sexuales y simplemente no tenerlas.

  1. Tienes problemas de confianza.

Esto tiene mucho sentido. Si las personas que se supone deben amarte, protegerte y cuidarte no lo hicieron, ¿cómo puedes confiar en que alguien lo hará? Los problemas de confianza pueden manifestarse como inseguridades, temores excesivos de que su pareja te engañe, problemas sexuales y/o ansiedad por compartir asuntos personales. Elegir personas confiables y luego trabajar para abrirse a ellas es una parte importante para resolver este problema común.

  1. Eliges parejas poco saludables.

Como mencioné antes, nuestra mente inconsciente siempre está buscando curar viejas heridas en el momento actual. Con frecuencia encontramos parejas que tienen los mismos problemas que nuestros padres. A veces no es obvio porque es una variación diferente del problema. Por ejemplo, tienes un padre que no está disponible para ti debido a su trastorno por consumo de alcohol. Te comprometes contigo misma a que nunca elegirás a alguien que beba o consuma drogas, sino que terminarás eligiendo a alguien que sea adicto al trabajo, que tenga un problema con el juego o que se porte mal sexualmente. Sigue siendo el mismo problema de indisponibilidad, sólo que disfrazado de otra forma.

  1. Tienes problemas para establecer límites.

Tiendes a revelar demasiado y demasiado pronto. Es posible que tus límites hayan sido violados emocional o incluso físicamente, por lo que no tienes una buena idea de lo que es apropiado compartir o hacer con tu pareja. Te resulta muy difícil decir “no” cuando no quieres hacer algo porque estás muy preocupada por molestar a tu pareja o que se vaya porque estableciste un límite. Esto puede ponerte en una mala posición que puede variar desde incómoda hasta francamente peligrosa.

  1. Pones a tu pareja en un pedestal.

Idealizas a tu pareja porque tienes hambre de un padre idealizado que nunca tuviste. Te preocupas excesivamente por lo que tu pareja piensa de ti, te preocupas constantemente por decepcionarlo. Esto te impide verlos como realmente son. Terminas dedicando demasiado tiempo a tratar de impresionar y poco tiempo a crear intimidad emocional.

  1. Sales con personas mucho mayores que tú.

Este es el cliché clásico sobre el tema de papá, pero a menudo termina siendo cierto. Buscas o te sientes atraída por parejas que son significativamente mayores que tu para recrear la dinámica padre-hija. Buscas seguridad y protección en una persona mayor. Normalmente, la persona mayor está más establecida y tiene más dinero y poder. Esto deja a la persona más joven vulnerable a ser controlada. En mi experiencia clínica, a las parejas que buscan personas mucho más jóvenes para tener relaciones les gusta controlar a esa persona. Esta puede ser una dinámica muy poco saludable.

Cómo solucionar tus ‘daddy issues’

Tomar conciencia es el primer paso hacia ello, pero si quieres solucionar tus “daddy issues”, la terapia es siempre la mejor manera. Esto puede ayudarte a comprender mejor cómo los detalles específicos de tu relación con tu padre se están desarrollando de manera poco saludable en tus relaciones actuales.

También puedes consultar libros sobre cómo la relación con nuestros padres impacta nuestras relaciones románticas y ampliar tus conocimientos aprendiendo de podcasts, charlas Ted, canales de YouTube y otros recursos en línea. Solo asegúrate de que proviene de un profesional legítimo y acreditado.


  • Como Saber Si tengo Daddy Issues

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here