4 PATRONES DE PENSAMIENTO AUTODESTRUCTIVOS QUE DEBES ABANDONAR

0
119
Patrones Autodestructivos Pensamiento

En 1920 Sigmund Freud planteó la hipótesis de que los humanos están impulsados por dos cosas principales: la pulsión de vida y la pulsión de muerte. La pulsión de muerte, es lo que nos conduce hacia la destrucción. Freud creía que esta es la razón por la cual los humanos recurren a la agresión hacia los demás y hacia ellos mismos. Esta agresión puede parecerse a fumar o usar drogas ilegales, beber en exceso o autolesionarse. A veces, es tu propia mente la que te empuja a una espiral de pensamientos autodestructivos.

Al igual que con la mayoría de las teorías de Freud, la pulsion de muerte no está realmente confirmada como una teoría legítima en la actualidad. Pero sirvió como punto de partida para ayudarnos a explicar por qué a veces sucumbimos al pensamiento autodestructivo. Exploremos algunos de los patrones de pensamiento autodestructivos que nos están frenando.

¿Es el pasto más verde?

¿Juegas al juego de comparación de redes sociales? Es cuando te desplazas a través de una plataforma de redes sociales de tu elección y te comparas con cada publicación que ves. ¿Juan se graduó de la escuela de posgrado? Tu solo tienes tu diploma de bachillerato. ¿Samuel se casó? Tu has estado soltero durante los últimos cuatro años. ¿Antonio está súper en forma? Tu nisiquiera sales a caminar al parque. Es tentador compararnos con las personas, y todos lo hacemos alguna vez. Sin embargo, estas comparaciones son un patrón de pensamiento muy autodestructivo. Nos comparamos con los demás para autoevaluarnos y aprender más sobre nosotros mismos. Esencialmente, así es como decides si te gusta lo que has aprendido sobre ti mismo o no.

Cuando caes en la depresión de compararte con los demás y comienzas a creer que todos los demás son “mejores”, esto puede afectar negativamente tu salud mental. La comparación social puede causar emociones negativas y disminuir la percepción de apoyo social, autoestima y bienestar psicológico. Si lo piensas, lo percibes como cierto, incluso si no lo es.

Control Externo

Acabas de obtener una puntuación perfecta en tu examen. Tú dices:

“¡Estudié mucho para esto!”, o

“Bueno, supongo que tuve suerte esta vez”?

Si la segunda opción te suena más, significa que lo más probable es que tengas un locus de control externo. En pocas palabras, es un grado en el que crees que tienes control sobre tu vida y no algunas fuerzas externas. El locus de control externo significa que sientes que realmente no tienes mucho control sobre las cosas, especialmente cuando sucede algo bueno. Como vimos en nuestro ejemplo, incluso cuando apruebas un examen, es más probable que pienses que fue pura suerte y no tus propias habilidades.

Creer que no tienes mucho control puede desarrollarse como una respuesta a un evento traumático de la infancia. A menudo se ve un locus de control externo en personas que experimentan el mundo como peligroso o lleno de otros que desean controlarlos.

Esta forma de pensar puede afectar negativamente tu confianza y las decisiones que tomas. Las personas que piensan de esta manera a menudo dan crédito a la suerte o al azar por cualquier éxito y no creen que puedan cambiar su situación a través de sus propios esfuerzos. Estas personas frecuentemente se sienten impotentes ante las dificultades.

Así que la próxima vez que apruebes ese examen y sepas que estudiaste mucho para ello, tómate el crédito por tu arduo trabajo. ¡Te lo has ganado!

“No fue nada”

¿Te gusta recibir cumplidos? A algunos de nosotros nos encanta un buen desfile de alabanza. Para otros, los cumplidos nos hacen sonrojar, pero no en el buen sentido. A veces pueden hacerte sentir avergonzado o incómodo. En lugar de aceptarlo felizmente, puedes desviar o rechazar por completo el cumplido para deshacerte de los sentimientos negativos.

La baja autoestima podría ser lo que te hace rechazar un regalo de cumplidos. Si realmente no te ves a ti mismo de manera positiva, escuchar a alguien halagarte puede ser extremadamente incómodo porque contradice cómo te sientes contigo mismo. Cuando eso sucede, te quedas en un estado que los psicólogos llaman disonancia cognitiva. La disonancia cognitiva es una sensación de incomodidad mental que ocurre porque tu mente no sabe cómo manejar esta información

contraria. Puedes pensar: ¿Están tratando de ser amables? ¿Lo dicen en serio? ¿Soy yo el que esta mal? Como no tienes idea de cómo reaccionar, dices algo vago como “Oh, no es gran cosa” o “Gracias, pero realmente no creo que mi cabello se vea tan bien”. Esto ayuda a todos a pasar al siguiente tema sin ser groseros.

Sin embargo, cuando continúas rechazando todas las cosas buenas que la gente dice de ti, es posible que sin querer pintes tu mundo de negro. Las personas que generalmente desestiman los cumplidos pueden tener más dificultades para recordar las cosas positivas que la gente dice sobre ellos. Entonces, te quedas con la negatividad y dejas que los aspectos positivos se vayan.

La próxima vez que recibas un cumplido, haz una pausa. En lugar de hacer un comentario ingenioso para desviar la atención, dile gracias o hazle saber a la persona que aprecias el cumplido. ¡Haznos saber si te sientes diferente!

Creo que no puedo…

Imagina esta situación: después de conocer los pensamientos autodestructivos, ¡decides que es hora de emprender un camino de superación personal! Estás ansioso por comenzar a tratarte a ti mismo con compasión, ser consciente del mundo que te rodea y encontrar gratitud en las pequeñas cosas de la vida… Incluso compraste un cuaderno para comenzar a escribir un diario. Pero entonces, te preguntas: ¿realmente lo lograré?

Incluso si la respuesta es obviamente “¡Sí!”, puedes pensar lo contrario y dudar de ti mismo. Es posible que no estés seguro de poder emprender este gran viaje. Si ese es el caso, significa que te falta autoeficacia. Tener baja autoeficacia básicamente significa no creer en ti mismo, no creer que eres capaz de tener éxito en el trabajo, la escuela, las relaciones… en cualquier cosa que desees lograr.

Pero, ¿cómo se desarrollan estos pensamientos? Cuando realizas una tarea con éxito, tu sentido de autoeficacia se fortalece. Pero, cuando no logras resultados tan brillantes, puedes comenzar a pensar que simplemente no eres capaz de hacerlo. Cuanto más sucede esto, más fuerte se vuelve tu creencia de que no puedes hacerlo. Las personas que te rodean también juegan un papel importante. Si no recibes suficiente aliento verbal, también puedes comenzar a dudar de tí mismo.

Como resultado, puedes privarte de algunas experiencias maravillosas y satisfactorias, todo por temor a no ser lo suficientemente bueno para tener éxito.

A veces, lidiar con estos pensamientos negativos y autodestructivos puede ser muy agotador. No nos malinterpreten, no es fácil cambiar estos patrones de pensamiento autodestructivos, pero es posible. Visitar a un profesional de la salud mental puede ser una excelente manera de equiparte con herramientas y estrategias para luchar.

  • Patrones Autodestructivos Pensamiento
  • Patrones Autodestructivos Pensamiento

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here