CÓMO SABER SI ESTÁS EN UNA RELACIÓN TÓXICA

relación tóxica

Mi novio y yo nos peleamos constantemente (y explosivamente) por los mismos problemas. El grande: me engañó hace un año y lo he atrapado en muchas mentiras desde entonces. Paso demasiado tiempo llorando, preguntándome si deberíamos seguir intentándolo. Mantengo la esperanza porque lo amo, pero mis amigos dicen que es ‘tóxico’. ¿Cómo sé si la relación está realmente más allá del punto de reparación?

Si esta es tu situación y no sabes que hacer con tu relación, tienes que saber que todas las relaciones tienen sus altibajos, sin embargo, los comportamientos que estás describiendo suenan muy poco saludables y potencialmente ‘tóxicos’.

Tu primer problema parece ser no saber cómo resolver un conflicto, que es una habilidad crucial en una relación. La capacidad de luchar de manera justa no solo predice la probabilidad de una ruptura, sino también la salud futura de una pareja. Según investigadores matrimoniales el 93% de las parejas que “pelean sucio” se divorciarán en diez años. Si eres irrespetuoso, defensivo o agresivo durante las peleas, puedes ganar la discusión, pero es probable que pierdas la relación.

Si bien es posible resolver estos problemas y aprender a pelear de manera justa, hay algunos comportamientos que consideraría realmente tóxicos en una relación. Estos comportamientos son tan graves que impiden que una pareja pueda desarrollar una relación cercana y una conexión segura.

¿Qué es una relación tóxica?

Dado que no está en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, la guía que usan los terapeutas para diagnosticar a los pacientes, no existe una definición oficial para una relación tóxica. Sin embargo, es seguro decir que cualquier relación que te hace sentir mal contigo mismo, es desproporcionadamente negativa, tiene algún tipo de abuso, donde tus comportamientos son guiados por el miedo, donde no puedes comunicarte sin gritar, o tienes que ocultar o mentir sobre la relación con amigos y familiares es probablemente tóxico.

Aquí, algunos otros factores decisivos tóxicos en una relación:

1. Indisponibilidad emocional.

Estar ligeramente indisponible emocionalmente es común durante las primeras fases de las citas, pero dentro de una relación seria, puede ser tóxico. No puedes tener una relación comprometida con alguien que es incapaz de dar, amar y estar presente, o que constantemente te aleja, ni debes conformarte con alguien que no satisface tus necesidades emocionales.

2. Adicción o comportamiento compulsivo y falta de voluntad para obtener ayuda.

Dondequiera que haya adicción o compulsividad, la intimidad emocional no puede existir. Este tipo de comportamiento pone un muro entre tú y tu pareja. Permitir la adicción y otros comportamientos compulsivos y peligrosos ayuda a una persona a autodestruirse y hace que la otra albergue un resentimiento tóxico.

Si bien una pareja que está trabajando en un sólido programa de 12 pasos y está limpia y sobria puede tener una relación saludable, la disposición a recibir ayuda es clave. Si tu pareja tiene un problema grave que está dañando la relación, no debe esperar que te quedes a ver como se autodestruye.

3. Trampa habitual.

Algunas personas consideran que hacer trampa es un fin seguro para una relación, pero creo que hay un área gris. La gente comete errores. Si bien hacer trampa nunca está bien, hay una gran diferencia entre alguien que comete un error una vez y alguien que es un tramposo habitual. Este último muestra un patrón de conducta hiriente, control deficiente de los impulsos y falta de integridad. Lo que me lleva a mi siguiente punto…

4. Falta de carácter.

Si bien puedes enseñar habilidades de relación a tu pareja, no puedes enseñar carácter o inculcar una brújula moral en alguien que parece carecer de una por completo. Al tratar con una pareja adulta, no deberías tener que enseñarle control de impulsos, integridad, amabilidad o compasión.

5. Siempre se trata de ellos.

Hay muchos momentos en una relación en los que una persona está pasando por una crisis y la otra persona necesita concentrarse en ellos y en sus necesidades. Pero cuando tienes una pareja que habla constantemente de sí misma, no te pregunta sobre tu vida y tus metas, no le importan tus opiniones y siempre habla de ellas, tienes un problema. Este tipo de narcisismo dificulta la conexión y hace poco probable que la persona pueda mostrar empatía, que es un ingrediente crucial para una relación saludable.

6. Mentira compulsiva.

La mentira compulsiva es otra señal de una relación tóxica, que también puede presentarse con engaños o adicciones, si tu pareja intenta encubrir su comportamiento con engaños continuos. Ya sea que se trate de una señal de falta de conciencia o de un trastorno de personalidad antisocial, esta es una señal de una relación tóxica. En pocas palabras: si no puedes confiar en que tu pareja diga la verdad, tu relación está condenada al fracaso.

7. Falta de voluntad para reflexionar sobre uno mismo.

Si tienes una pareja que está constantemente a la defensiva y culpando a los demás por los problemas de su vida, estás en una situación tóxica. Sin mirar cómo contribuimos a los problemas de nuestra propia vida, no podemos cambiar las situaciones negativas. Esto también se traduce en la relación y la incapacidad o falta de voluntad para examinar cómo los propios comportamientos contribuyen a los problemas. Si alguien siempre está señalando con el dedo, es imposible tener una relación sana.

8. No te animas a tener amigos o un sistema de apoyo.

Por lo general, a los abusadores les gusta aislar a sus víctimas. Las personas así no quieren que su pareja tenga amigos, familiares o un fuerte sistema de apoyo de personas que se preocupan por ellos. Quitar eso hace que sea muy difícil irse si las cosas se ponen realmente mal. Si esto te suena a tu pareja, debes considerarlo una señal de alerta importante y una señal de una relación tóxica. (Esto es diferente a alguien que te llama la atención sobre una amistad o relación poco saludable en tu vida).

9. No hay curva de aprendizaje.

Todas las parejas cometen errores en su relación. La clave es poder aprender y adaptarse como resultado. Si tienes una pareja que comete el mismo error una y otra vez y no cambia su comportamiento, tienes un problema.

10. Manipulación

Gaslighting es una forma de manipulación que quebranta la realidad de la victima y tiene como objetivo dejarlos sintiéndose inseguros y cuestionando su cordura. Las personas que utilizan esta técnica en su relación tienden a querer desequilibrar a su pareja, cuestionando su realidad. Tienen el deseo de erosionar la autoestima de su pareja con el fin de obtener poder o control y tienden a gustarles el caos y el conflicto.

11. Abuso.

Cualquier abuso, ya sea físico, emocional o sexual, es totalmente inaceptable en una relación. Si tu pareja te ha golpeado una vez, siempre existe la posibilidad de que lo vuelva a hacer, y nunca más tendrás la libertad de ser totalmente honesto con tu pareja. Si alguna vez sospechas que estás en peligro, no intentes diagnosticar tu relación; prioriza la búsqueda de seguridad ante todo.

¿Se puede arreglar una relación tóxica?

Mucha gente ha tratado de arreglar una relación tóxica. El único momento en que esto puede funcionar es cuando ambas personas están dispuestas a abordar sus problemas individuales, son dueños de su parte del sistema disfuncional y ambos están dispuestos a trabajar en la relación. Si este es el caso, una combinación de terapia de pareja y terapia individual puede ser de gran ayuda.

Hay muchas ocasiones en que dos personas se eligen en un intento inconsciente de recrear las condiciones de su infancia para poder corregirlas. Cuando esto sucede, las parejas tienden a provocarse mutuamente de manera enorme. Con la ayuda de un terapeuta capacitado, estos factores desencadenantes se pueden convertir en oportunidades para ayudar a curarse unos a otros. Dicho esto, no todas las parejas pueden hacer esto.

Qué hacer si crees que estás en una relación tóxica:

No todas las relaciones están destinadas a salvarse. Hay muchos terapeutas excelentes que pueden ayudar a revivir una relación. Pero si tu relación es verdaderamente enfermiza y tiene un historial de estos patrones y comportamientos tóxicos, debe pensar dos veces si quieres salvarla o no.

 ¿Cómo rompes cuando todavía estás enamorado?

No operes desde una posición de escasez, creyendo que no hay otras parejas potenciales por ahí. Tienes que saber lo que te mereces. Enseñamos a las personas cómo tratarnos y cuando nos mantenemos en una relación destructiva, le enseñamos a esa persona que es aceptable que nos trate de esa manera. Esto hiere nuestra propia autoestima y nos deja en una situación poco saludable. Si ese es el caso en tu relación, es mejor que te vayas. Si se trata de una situación peligrosa, asegúrate de llamar a una línea directa de violencia doméstica para obtener algunos consejos sobre cómo irse de manera segura.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here